martes, 11 de octubre de 2011

Origen y significado: El pan de muerto


Ahora que el Día de Muertos esta tan cerca...( bueno yo sé que aún falta pero yo ya lo siento cerca :P), me han dado ganas de hacer una serie de post inspirados en esta fiesta y empiezo con uno de los elementos mas deliciosos... El Pan de Muerto.
Realmente no soy muy aficionada al pan, pero hay uno al que me vuelvo adicta cada año y ese es El Pan de Muerto. En busca de algo de información sobre el origen de este pan me encontré con un articulo muy interesante que resumo y se los presento. Si quieren leerlo de la fuente origina lo pueden hacer en este enlace.

EL PAN DE MUERTO

El Pan de Muerto es uno de los alimentos tradicionales que acopañan a la celebración del Dia de Muertos, es un pan que encontramos solo una vez al año y empieza a aparcer en las panaderías desde que empieza octubre hasta principios de noviembre. Para ser un pan con un nombre tan fúnebre y serio es un alimento muy alegre y de los más codiciados y queridos por los mexicanos; acompaña a las ofrendas y las cenas junto con un rico café de olla o un chocolate caliente.

Las poblaciones mexicanas especialmente del centro y sur del país han tenido un gusto particular por ese pan de fiesta, pan dedicado a los difuntos que regresan a reencontrarse con sus familias el 1 y 2 de noviembre, de acuerdo con la tradición de Día de Muertos que se ha heredado de generación a generación desde hace varios siglos.

El gusto por la elaboración de un pan especial se remonta a la época de los sacrificios humanos y a la llegada de los españoles a la entonces Nueva España (ahora México), en 1519. Cuentan que era un ritual en el México de antes de la conquista que una doncella fuera ofrecida a los dioses, su corazón aún latiendo se introducía en una olla con amaranto y después quien encabezaba el rito mordía el corazón en señal de agradecimiento a un dios.

Los españoles rechazaron ese tipo de sacrificios y elaboraban un pan de trigo en forma de corazón bañado en azúcar pintada de rojo, simulando la sangre de la doncella. Así surgió el pan de muerto. José Luis Curiel Monteagudo, en su libro "Azucarados Afanes, Dulces y Panes", comenta: "Comer muertos es para el mexicano un verdadero placer, se considera la antropofagia de pan y azúcar. El fenómeno se asimila con respeto e ironía, se desafía a la muerte, se burlan de ella comiéndola".

Otros historiadores han revelado que el nacimiento de ese pan se basa en un rito que hacían los primeros pobladores de Mesoamérica a los muertos que enterraban con sus pertenencias. En el libro "De Nuestras Tradiciones" se narra la elaboración de un pan compuesto por semillas de amaranto molidas y tostadas, mezclado con la sangre de los sacrificios que se ofrecían en honor a Izcoxauhqui, Cuetzaltzin o Huehuetéotl.

Se cree que de estas prácticas surgió el pan de muerto, el cual se fue modificando de diversas maneras hasta llegar al actual.

El pan de muerto tradicional y actual es redondo, espolvoreado en azúcar u ajonjolí con "huesitos" a los costados y una bola en la parte superior, ésta representa el cráneo del difunto mientras que los otros "huesitos" dan alución a un montículo de huesos; mientras que el sabor a azahar y anís es por el recuerdo a los ya fallecidos.

Algunos historiadores han dicho que este pan, con sus cuatro gotitas o canillas, simboliza los huesos del que se ha ido. La parte de arriba, su corazón. Para otros, el pan lleva las cuatro canillas en forma de cruz, porque con ellas se designan los cuatro rumbos del nahuolli (el universo). Son, a su vez, los cuatro puntos cardinales, definidos por igual número de divinidades: Quetzalcóatl-Camaxtli, Xipetotec, Tláloc-Huitzilopochtli y Tezcatlipoca, expresiones de la concepción del mundo prehispánico.

Sin ambargo no en todos los lugares el pan de muerto se limita a esta forma, dependiendo de la región también podemos encontrar otros tipos:

Antropomorfos: son aquellos que representan la figura humana
Zoomorfos: aquellos que tienen figura de animales como aves, conejos, perros, mariposas, alacranes y peces, entre otros. Son característicos de Tepoztlán, Mixquic e Iguala de Telolapan. En Mixquic, durante las fiestas de Día de Muertos, se hacen panes con forma de mariposa, pue se creía que las niñas muertas se transformaban en mariposa.
Fitomorfos: son representaciones de vegetales diversos como árboles, flores, enramadas, etc.
Mitomorfos: aquellos en que la forma no se identifica como figura humana, vegetal o animal, sino que representan seres fantásticos.


De forma genérica lo que podemos observar es que el Pan de Muerto representa (como su nombre lo indica) a un difunto, y a la vez que nosotros ingerimos ese alimento nos nutrimos y podemos seguir viviendo; así caemos en el principio que muchas culturas prehispánicas tenían acerca de que de la muerte también se sustenta la vida. Y la celebración de los difuntos se convierte en un banquete mortuorio dominado por estos alimentos de diversas formas y sabores que no pueden faltar en las casas en estos días de fiesta.

¿A poco no se antoja? Provechito y nos seguimos leyendo ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...