viernes, 27 de mayo de 2011

Leonora Carrington


En caso de que vivan en huevo se habrán enterado que Leonora Carrington falleció el pasado miércoles 25 de mayo en la noche; por lo que el día de ayer desde la mañana ha sido una de las noticias más sonadas en México.

Cómo es de esperarse muy pocos conocían a Leonora Carrington (parace que la cultura popular no pasa de Diego Rivera y Frida Kahlo en este país), así que vamos por el inicio.

Leonora Carrington Moorhead fue una de las principales representantes del Arte Surrealista en México ( junto con Remedios Varo y Alice Rahon ) y también a nivel internacional. Era pintora, escultora y escritora; irónicamente ella no nació en este país pero México es uno de los paises en donde desarrolló gran parte de su obra. Carrington nació en Inglaterra en 1917 pero llegó a México en 1942 refugiándose de la persecución nazi de la Segunda Guerra Mundial.



En el Viejo Continente Leonora formaba parte del ambiente de las vanguardias artísticas que se desarrollaban en el París de los años 30, a principios del siglo XX. Fue muy cercana al grupo de los Surrealistas por haber sido la pareja sentimental de Max Ernst; conoció a Joan Miró, André Breton, Picasso y Dalí. Desde esos años desarrolló un lenguaje propio de evidente referencia a las mitologías celtas.



En 1938 participa junto a Ernst en importantes exposiciones del surrealismo en París y Amsterdam. Para ese entonces, tanto ella como Ernst militaban en un movimiento intelectual antifascista, de carácter subterráneo: el Kunstler Bund. Esto le cuesta a Max Ernst el arresto en 1939 y a Leonora una crisis nerviosa a causa de ello. Ya repuesta, huyó a España ante la arremetida nazi contra Francia.

Luego de estar recluída durante un año, logra escapar y llegar a la embajada de México en Portugal donde consigue ubicar a Renato Leduc, diplomático y escritor mexicano amigo de Picasso al que Leonora conoció en París. Leduc le facilita los trámites, la ayuda a emigrar a México y posteriormente se casan.



Ya en México, Carrington comenzó una gran amistad con Octavio Paz y Juan Soriano, con quienes trabajó en poesía. También conoció a Diego Rivera y Frida Khalo, de quien le gustaba mucho su pintura y también conoce a Remedios Varo quien se convertiría en una de las pintoras más allegadas a Carrington.

Le gustaba definirse a sí misma como feminista en vez de surrealista, aseguraba que la fama mata las relaciones y convierte al ser humano en un "monstruo de consumo" y siempre evitó hablar sobre sus pinturas y esculturas, pues aseguraba que son temas muy difíciles de explicar. “No se puede, es muy misteriosa la relación entre la imagen y la palabra”.



Además de la pintura y la escultura Leonora Carrington se desarrolló también en el territorio de la literatura. Incluso primero fue reconocida por sus textos que por su producción plástica. A principios de los años sesenta escribió una obra de teatro titulada "La invención del mole", en donde mezcla la leyenda popular sobre la invención del mole clásico de la cocina mexicana con el amor por la alquimia culinaria.

Leonora Carrington recibió en 2005 el Premio Nacional de Ciencias y Artes, la distinción más importante que otorga el Estado mexicano a un creador. Además, el Gobierno del Distrito Federal la nombró “Ciudadana Distinguida” y se le entregaron las Llaves de la Ciudad. Leonora Carrington donó en ese mismo año la escultura "Cocodrilo" a los habitantes del Distrito Federal, la cual fue primero colocada en la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec y luego se reubicó en Avenida Paseo de la Reforma a la altura de la calle Havre. El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes le concedió la Medalla de Oro de Bellas Artes.


"Cocodrilo" o "La Barca del Cocodrilo" 2005

Aunque era muy reconocida por su pintura, durante los últimos 20 años de vida la artista se dedicó a la realización de esculturas en bronce en complicidad con su amigo y promotor cultural Isaac Masri. Estas obras tienen gran fuerza expresiva y logran evocar un vacío corporal que parece arropar a la materialidad del espíritu.



Para Carrington todo tiene un espíritu: una taza, un árbol, un tarro de azúcar o un animal, como los gatos, seres que la cautivaron y que mantenía siempre cerca de ella.
Recientemente el pasado 10 de abril del 2011 se inauguró la exposición "Escultura reciente. Leonora Carrington 94 aniversario" conformada por diez esculturas de bronce en el Centro Cultural Estación Indianilla, exposición que estará en exhibición hasta junio del 2011

A pesar de que siempre me ha gustado más Remedios Varo que Leonora Carrington, creo ambas son espectaculares, ambas poseían una estilo único y a la vez muy similar, tan similar que a veces sus obras son confundidas, llenas de gran detalle, color, formas, estilo, magia, misticismo y simbolismo que simplemente deleitan con la vista.



La escultura "Cocodrilo" o "La Barca del Cocodrilo" fue la primer pieza que conocí de ella, ya que solía ver esa obra todas las mañanas de camino a la preparatoria, cuando aún no amanecía y se encontraba solo iluminada por las luces del piso :)
No es por ser melancólica o algo por el estilo, pero sin duda es una de las mejores artistas de las que he disfrutado ver su obra en vivo y a todo color.

CONACULTA realizará un homenaje a Leonora Carrington, si les interesa ir la cita es en el Palacio de Bellas Artes es el próximo sábado 28 de mayo a la 1:00pm en Avenida Juárez esquina con Eje Central Lázaro Cárdenas, Centro Histórico de la Ciudad de México.





2 comentarios:

Marcelo dijo...

Estaba buscando información sobre ella y la que encontré aquí me gustó mucho.
Un saludo

Nemesis dijo...

Muchas, que bueno que te sea útil. Saludos! ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...