miércoles, 16 de noviembre de 2011

"¡Alebrijes, Alebrijes, Alebrijes!"


Los alebrijes son figuras que han tomado parte de la cultura popular mexicana, es común verlos en mercados artesanales y adornando lugares con sus singulares formas y colores. Son una mezcla entre monstruos y animales fantásticos creados a partir de partes de otros animales. Hay personas que creen que pasan a ser una especie de guardianes fantásticos, mientras que otros lo ven puramente como una obra de arte.

El origen de los alebrijes
La creación de los alebrijes se le atribuye al artesano Pedro Linares López quien era cartonero de oficio originario de la ciudad de México. La historia cuenta que Linares enfermó quedando inconsciente y en un profundo sueño mientras que Pedro soñaba un lugar extraño e interesante, muy apacible; algo así como un bosque donde había árboles, rocas y animales; podía ver las nubes y el cielo de aquél mágico escenario. Él decía que todo estaba en calma, que no sentía dolor y estaba feliz de estar caminando en ese lugar, pero de repente, las rocas, las nubes y los animales se convirtieron en criaturas extrañas, eran animales que no podía distinguir ya que eran de una naturaleza muy extraña. Don Pedro vio un burro con alas, un gallo con cuernos de toro, un león con cabeza de perro. Todos estos animales gritaban una sola palabra: "Alebrijes", gritaban más y más fuerte: "¡Alebrijes, Alebrijes, Alebrijes!".

Pedro siguió su camino en aquél fantástico sueño y al recorrer un camino de piedras vio a un hombre caminando tranquilamente y le pidió ayuda para salir de aquel lugar. El hombre le dijo que él no debía estar en ese lugar todavía y que tenía que caminar más adelante, a unos cuantos metros había una salida. Pedro corrió y corrió hasta estar frente a una ventana estrecha, por la cual apenas pudo escabullirse y en ese momento despertó. En medio de su propio velorio se levantó repentinamente, se escuchó una expresión de asombro entre rezos y exclamaciones al verlo reaccionar de lo que parecía su muerte. Después de ese momento y Pedro ya totalmente recuperado, empezó a recordar su sueño y quería que su familia y todas las personas conocieran a esos animales fantásticos. Aprovechando su habilidad de cartonero, Pedro Linares tomó un pedazo de papel y moldeó esas figuras, las pintó igual que como estaban en sus sueños, dándole vida a los “Alebrijes”.







Cada año el Museo de Arte Popular hace un concurso de alebrijes, junto con su desfile y posteriormente su exposición sobre Reforma. Este año me toco ir a verlos al Zocalo y les dejo unas fotos, aunque mi favorito de este año fue este precioso dragón morado n_n























Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...